Carlos del Portillo cimentó sus profundos conocimientos de cocina en la prestigiosa Escuela de Hostelería de la Casa de Campo de Madrid, compartiendo aula y correrías estudiantiles con renombrados chefs como Alberto Chicote o Paco Roncero.

Dejó atrás su etapa estudiantil curtiéndose en algunas de las míticas cocinas madrileñas de los años 90, como eran el Hotel Ritz, Príncipe y Serrano o el Casino de Madrid. Gracias a ese bagaje previo, Del Portillo domina hoy las distintas técnicas culinarias logrando conectar con sus creaciones con todo tipo de público. El chef madrileño apuesta siempre por una cocina elaborada a partir de un producto de altísima calidad, cuya combinación con las mejores técnicas de cocina, con especial atención a la brasa, y un gran respeto por el oficio, dan como resultado una oferta muy característica, -sin duda, de autor-  y de sabores que no dejan indiferente a nadie.

Bistronómika es su proyecto personal; un espacio donde elaborar la cocina que siente y cree. En definitiva, un sueño cumplido.